domingo, 19 de mayo de 2013

Operación Metamorfosis

Los niños crecen..., crecen..., crecen... Pero su ropa no!
Mi peque, concretamente, crece a lo alto que es una barbaridad. Pero de ancho conserva la línea que es un gusto... Ya quisiera yo!
Total, que los pantalones se le quedan cortos en menos que canta un gallo, aunque de cintura le siguen quedando perfectos..., o incluso anchos aún.
Y es que me da tanta pena deshacerme de sus pantalones tan nuevecitos, que he pensado: ¡pues a reciclar se ha dicho! Y de paso ahorramos un poco en ropa, que nunca viene mal.
Pues con estas, he puesto en marcha la Operación Metamorfosis, que no es otra cosa que convertir unos pantalones vaqueros, prácticamente nuevos, en una faldita vaquera con vistas a la primavera que, quiera o no quiera, algún día terminará llegando.


 Me lié la manta a la cabeza y me lancé a cortar...


Uní de aquí y de allí..., hice unos cuantos pliegues...



Corté la mitad del volante añadido, y como colofón he puesto un pasacintas que tenía olvidado en el costurero, más que nada para que no quede tan sosa... Et, voilà!



Me ha quedado un poco asimétrica en largo... pero estoy orgullosa del resultado, y a mi peque le ha encantado y me ha felicitado con un abrazo de los que te hacen olvidar todo lo malo... jeje.

¡Hasta la próxima! ;)